sábado, 4 de febrero de 2012

Esqueleto superior.


Vas caminando por la vida,
como se te antoje hacerlo,
y un día inesperado te das cuenta
que eres una hermosa calavera 
 a la que no se le distingue la sonrisa,
 pero desde ese día tratas mas de sonreirte a ti mismo ,
como si quisieras tatuarsela
 a tu blanca y resistente calavera.
Fin.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada